VISITA AL MUSEO

Más de 2000 m2 de galerías de exposición

A través de 21 salas, el Museo de la Prehistoria les invita al encuentro del hombre de Tautavel, el hombre más anciano encontrado en suelo francés (-450 000 años). El Museo de la Prehistoria presenta estas colecciones excepcionales con los medios de museografía modernos para que el pasado lejano sea comprensible para todos.

Plan du Musée

Visita viva y multilingüe

Los receptores individuales proporcionan a los visitantes explicaciones claras y pedagógicas en cada sala del Museo. En período de excavaciones (abril a septiembre), conexión digital con la gruta para vivir en directo desde el museo los descubrimientos de los arqueólogos.

Reconstituciones de tamaño natural

Gracias a unas reconstituciones fieles de escenas de la prehistoria, se sumergirá en el corazón del valle de Tautavel y hará un viaje fabuloso entre los hombres, los animales y los paisajes. Una reconstitución de tamaño natural de la Caune de l'Arago (lugar donde se descubrió el hombre de Tautavel) permite sumergirse en el hábitat auténtico de este antepasado. Un espectáculo multimedia presenta una escena de caza de hace 450 000 años.

Reconstituciones 1Reconstituciones 2

En la espectacular sala de los dioramas, una escenografía de sonido y luz da a las escenas de la vida cotidiana prehistórica un realismo único, que sorprende al público.

Objetos táctiles

Objetos táctilesEn general está formalmente prohibido tocar los objetos presentes en un Museo por razones evidentes de conservación y de seguridad. El Museo de Tautavel desafía esta prohibición e invita al público a partir de ahora a "tocar" objetos especialmente concebidos para este uso. Se trata de moldeados de piezas arqueológicas originales descubiertas en la Caune de l'Arago, en Tautavel. Estas piezas han sido elegidas por sus cualidades táctiles por un lado, y por su interés didáctico por el otro.

Los objetos táctiles sirven igualmente de apoyo para los comentarios al público minusválido.

« Usted ha visitado nuestro establecimiento, ¡su opinión nos interesa! »